Cambio Climático Global (I)

Visión global de una realidad global.

Entre los procesos naturales ocurridos en el planeta y que han influido sustancialmente en la evolución de las características ambientales, se encuentra la aparición de los primeros microorganismos vivos (Margulis y Sagan, 2001) hace más de 3.600 millones de años.

También se encuentran procesos geológicos que han alterado el paisaje terrestre, como aquellos que permitieron la formación de los cinco continentes a partir del supercontinente, pangea, separados por grandes mares y océanos. La serie de cinco grandes glaciaciones que han tenido lugar a lo largo de la historia del planeta comenzó hace 2.400 millones de años y terminó hace 10.000 años, con la última edad de hielo.

A partir de entonces y más concretamente, desde hace unos 6.000 años, la Tierra entró en un período post-glacial que ha visto crecer la civilización humana. La civilización trajo consigo la era industrial desde hace unos 200 años, con la cual se dio inicio a procesos de contaminación como la emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. El efecto invernadero producido por el incremento ininterrumpido de la concentración de CO2 ha contribuido al aumento, cada vez más acusado, de la temperatura media global (Figura 1, https://climate.nasa.gov).

La consolidación de este cambio y otros cambios significativos en los regímenes locales y globales del clima, es lo que denominamos Cambio Climático Global.

Figura 1: reconstrucción de la temperatura de la tierra desde el año 500 hasta el presente. Fuente: NASA Earth Observatory.

Evidencias del cambio

El el análisis global de los datos históricos claramente muestra un deterioro ambiental asociado a las actividades derivadas de la civilización humana. Si bien buena parte de los cambios del clima se debe a procesos naturales dinámicos como son la radiación solar, movimientos de placas tectónicas y erupciones volcánicas o procesos biológicos, ente otros, la actividad humana ha logrado acelerar dichos cambios de manera sustancial dejando una clara imprenta en lo que denominamos cambio climático global.

La concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado de manera ininterrumpida desde 1950. Su emisión está asociada a la combustión de petróleo, gas y carbón en actividades como el funcionamiento de vehículos y la producción de energía. Las actividades agrícolas también han contribuido en aproximadamente una cuarta parte del total de emisiones de gases de efecto invernadero  que incluyen no sólo el CO2, sino también el metano y el óxido nítrico. En el año 1750, la concentración de CO2 en la atmósfera era de 280 ppm. En 1950, ya se había superado el valor máximo de
300 ppm, registrado hace 350.000 años (https://climate.nasa.gov).

En 2016 se superó el promedio de 400 ppm. Si se tiene en cuenta que durante aproximadamente 10.000 años hasta mediados del siglo XVIII, la concentración media de CO2 en la atmósfera era de aproximadamente 280 ppm, queda claro que los valores actuales de CO2 son alarmantes.

Los cambios de la temperatura media de la tierra registrados en los últimos 20 años, no tienen precedentes en los últimos 1.500 años (Figura 1). Los 10 años más cálidos desde que se tienen registros, con excepción de 1998, han tenido lugar a partir del año 2000, siendo 2016 el más cálido jamás registrado (https://climate.nasa.gov).

Según registros de la NASA, los últimos cinco años desde 2014 hasta 2018, han sido los más cálidos desde que se tienen registros, con valores de temperatura media global entre 0,73°C y 0,98°C por encima de la media registrada entre 1950 y 1980 (de aproximadamente 15°C), siendo 2016 el año más cálido jamás registrado (Figura 2). El año 2017 tuvo el registro del segundo semestre más cálido de la historia, superado sólo por el primer semestre de 2016.Este hecho es particularmente importante si se tiene en cuenta que el 2017 no estuvo influenciado por el fenómeno del Niño, el cual suele elevar temporalmente la media global de temperatura, como ocurrió con el primer semestre de 2016, en clara contradicción al argumento de los negacionistas del cambio climático que advertían que el 2016 había sido el año más cálido de la historia reciente, sólo debido a la influencia del Niño de 2015 y por tanto, no contribuía objetivamente a la tendencia del calentamiento global.

Próximo artículo. Cambio Climático Global (II): Cambios en el Medio Marino.

Por Nixon Bahamona
Nixon es investigador del Instituto de Ciencias del Mar y el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CSIC) y se dedica especialmente a la monitorización del medio ambiente marino y ecología estadística.