LOS BONOS DE CARBONO: CONCEPTO, TIPOS Y MERCADO

LOS BONOS DE CARBONO: CONCEPTO, TIPOS Y MERCADO

Hace unos 6.000 años, la Tierra entró en un período post-glacial que ha visto crecer la civilización humana. Sin embargo, la masiva actividad antropogénica desde el inicio de la industrialización ha aumentado la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), en gran medida responsables del aumento, cada vez más acusado, de la temperatura media global del planeta. Estos gases son: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Bonos carbono, tipos y mercado

Con el fin de alertar sobre las consecuencias del Cambio Climático y limitar las emisiones GEI en aquellos países industrializados, en mayo de 1992 se conforma la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la cual entra en vigor el 21 de marzo de 1994.

El 11 de diciembre de 1997 en la ciudad japonesa de Kyoto se suscribe el Protocolo del mismo nombre en el marco de la CMNUCC como primer acuerdo internacional, de carácter vinculante para los países industrializados signatarios, cuyo objetivo es reducir las emisiones GEI. Uno de los mecanismos propuestos son los Bonos de Carbono, también llamados Certificados de Carbono o Créditos de Carbono.

Los bonos de carbono se obtienen a través de un proceso de certificación de proyectos denominados Mecanismos de Desarrollo Limpio (CDM, Clean Development Mechanism) que cumplen con al menos una de las siguientes condiciones:

– Capturan el CO2 de la atmósfera
– Mitigan las emisiones GEI
– Contrarrestan los efectos del calentamiento global

Estos certificados de reducción de emisiones o captación de carbono atmosférico pueden ser posteriormente comercializados en el mercado financiero. En este contexto, el Mercado de Bonos de Carbono opera de forma similar a otros mercados en función de la oferta y demanda, donde existen compradores y vendedores. La transacción de los bonos de carbono permite mitigar la generación de GEI, beneficiando a aquellas entidades que no emiten o disminuyen la emisión y haciendo pagar a las que emiten más de lo permitido. Un bono de carbono se convierte en un Certificado de Emisiones Reducidas (CER) y por lo tanto equivalente a 1 t CO2 que se deja de emitir a la atmósfera.

1 Bono de carbono = 1 t CO2 = CER

En la Unión Europea, los compromisos de reducción de emisiones adquiridos en el Protocolo de Kyoto son regulados por Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE (RCDE UE), en inglés European Union Trading Scheme (EU-ETS). Es la instancia multilateral de comercio de emisiones de GEI más grande del mundo con principal influencia en las directrices de la Política Climática de la UE. Por medio de los Planes Nacionales de Asignación (PNA), se fijan niveles máximos de emisión de CO2 para unas 12.000 instalaciones pertenecientes a los sectores industriales de la UE regulados por el RCDE-UE, a través de unos créditos de carbono llamados Derechos de Emisión de la UE o EU-Allowances, EUA por sus siglas en inglés.

Existen varios tipos de bonos de carbono, derivados de los mecanismos que establece el protocolo de Kyoto para reducir emisiones y del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE, cuyo intercambio se realiza dentro del mercado voluntario y el mercado de cumplimiento.

En la Tabla 1 se describen los tipos de bonos de carbono:

Bonos carbono, tipos y mercado

Pouillard 2018 esquematiza la visualización simplificada del mercado de bonos de carbono como se observa en la Figura 1:

Bonos carbono, tipos y mercado

Un proyecto de carbono es una iniciativa que recibe financiación debido a la reducción de emisiones GEI que espera lograr por lo que trae consigo una oportunidad financiera. Para demostrar que el proyecto efectivamente logrará una reducción real, permanente y verificable, tienen que aportarse detalles del proyecto y resultados de la actividad auditados, validados y certificados por un tercero. Se requiere de una conformación tripartita: un primer interviniente que es la empresa que promueve la iniciativa, un segundo que es la entidad financiera que proporciona la financiación, y un tercero que es una entidad de certificación reconocida.

Las iniciativas de compensación valoran una colaboración entre Empresas, Industria, Comercio, Institutos de Investigación, Universidades, Comunidades y ONGs, que comparten un mismo objetivo de mitigación del Cambio Climático. Dichas iniciativas constituyen nuevos modelos de negocio innovadores y sostenibles con gran potencial en un nicho de mercado que se perfila prometedor aun en las circunstancias actuales.

Pouillard, E. (2018). Análisis comparativos de los bonos de carbono generados a partir de Proyectos de Compensación intercambiados en el Mercado Voluntario del Carbono en Europa. Faculté Des Sciences Montpellier. 53 pp